Índice del artículo

La represión continuó durante los siguientes meses, practicándose detenciones en muchos pueblos, estuvieran o no los detenidos complicados en la intentona; hubo además registros domiciliarios, acoso y persecución.

El año 1.935 comienza en España con 35.000 presos políticos; los partidos políticos y sindicatos de izquierdas, prácticamente desarticulados, los obreros en manos de los patronos y caciques, y un problema de paro gravísimo.

Con este panorama comenzaron a celebrarse en todo el país los consejos de guerra a los detenidos.

Estos encausados por la huelga de Octubre cumplirán penas más o menos largas en prisión; algunos, hasta que sean amnistiados en Febrero del 36 por la victoria electoral del Frente Popular.

Y son precisamente las personas con estos antecedentes, así como en muchos casos, sus familiares directos, las primeras víctimas del golpe de estado de Julio del 36: nuestras investigaciones confirman los asesinatos y ejecuciones de la inmensa mayoría de estos detenidos del 34 durante los primeros días del golpe a manos, principalmente, de los grupos falangistas de sus propios pueblos, que actuando de forma incontrolada, sacaron a estas personas de sus casas, las asesinaron e hicieron desaparecer por montes y cunetas en fosas anónimas e ilegales, se incautaron y destruyeron sus bienes e intentaron, por fin, hacer desaparecer para siempre su memoria.

Nuestro proyecto, “Todos los Nombres”, tiene como objetivo, precisamente, la recuperación y la incorporación a la Historia de todas estas víctimas anónimas, cuyos restos yacen desperdigados por toda nuestra provincia, restableciendo su dignidad y resarciendo, en lo posible, el dolor de sus familiares.

 

Fuentes:

“El Movimiento obrero en Valladolid durante la II República”. Angel de Prado Moura.
“La Guerra Civil Española”, Hugh Thomas.