UNA CARTA A MI PADRE --- TOROZOS 19 DE MAYO DE 2007                                         Image          

Querido padre: Estoy aquí en Torozos, y quiero leerte una carta que he escrito para ti y para tus amigos que te acompañaron en aquel triste final, el viaje de la muerte de aquellos terribles amaneceres de los años 1936 a 1939, para toda aquella juventud tan noble y tan idealista que arrasaron sin motivo; unos verdugos españoles, llamados hermanos vuestros, que no les tembló la mano en ejecutaros siendo inocentes, sin haber cometido más delito que defender a un gobierno elegido por el pueblo.
Ni siquiera fuisteis juzgados, no tenían motivos para hacerlo, os privaron de liberta en cárceles y cocheras, fuisteis torturados, paseados y fusilados e indignamente enterrados aquí y allá, en distintos lugares de toda la geografía española, y como no, en estas malditas fosas de los Montes de Torozos.
Hay quien dice que esto fue una guerra y que hubo muertos en los bandos, es verdad, por eso todas las guerras son bárbaras, miserables y malditas. Pero no es cierto que se trató igual a todos, mientras los vencedores se encuentran enterrados dignamente en los cementerios, su héroes homenajeados en las iglesias y sus mártires hechos santos por los Papas, los vencidos, seguís indignamente tirados en las cunetas como si fuerais animales. ¡No es justo!
La historia tiene que escribirse bien, con la verdad por delante, reconociendo todas las injusticias cometidas.
Pero padre esto va a ser muy difícil, figúrate, te voy a contar: tenemos un Presidente del Gobierno que tuvo a su abuelo preso en los húmedos calabozos de la Cárcel de San Marcos de León, luego le fusilaron después de un juicio sumarísimo y ahora pasados los 70 años, cuando quieren su detractores protestar por alguna cosa que no les gusta, le vociferan ¡Zapatero vete con tu abuelo! ¿Te imaginas cuanto odio sigue existiendo?
También te cuento padre, que os siguen queriendo ignorar, figúrate, hace unos días en una visita a un pueblo para recuperar el nombre de todos los represaliados, se me ocurrió preguntar a una señora mayor si sabía de algún recuerdo de los fusilados en su pueblo y me contestó: no puedo hablar, soy vieja y vivo sola, el Ayuntamiento me socorre y no quiero que por hablar me quiten la ayuda, ¡pobre mujer! después de los años todavía se asusta.
Pero padre también hay muchísimas personas que os recuerdan con respeto, imaginate, el día 14 de abril, fiesta de la República, os hicieron homenajes por distintas asociaciones y partidos políticos, como Izquierda Unida, Ateneo Republicano, Socialistas y escuché poemas y recuerdos hacia vosotros bellísimos, pero la frase que más agradecí fue la que me dijeron unos jóvenes socialistas: Julia a los republicanos les ofrecemos estos homenajes porque en parte a ellos, los que les robaron su vida y quedaron en el camino, les debemos la paz y la libertad que hoy disfrutamos.
Ya voy a ir despidiéndome de ti no sin antes decirte que este Gobierno de España ha hecho un proyecto de Ley de la Memoria Histórica, y yo creo que después de varias enmiendas convenientes, saldrá adelante, confío en este Gobierno, porque otro no lo hará nunca, con esta ilusión conseguiremos por fin el proyecto de mis amigos de la Memoria Histórica de Valladolid que es devolveros la dignidad, el nombre y el recuerdo que un día os robaron, no podemos devolveros las ilusiones, los pensamientos ni la vida, eso lo dejaron ellos bien muerto y para siempre.

Adiós padre os queremos y no os olvidamos
Tu hija Julia.