intro

PROTOCOLO DE ACTUACIÓN ARQUEOLÓGICO-FORENSE
ARMH VALLADOLID
Este documento representa el marco general en el que se encuadran las normas de actuación de las actividades de la Comisión de Arqueología y Antropología de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Valladolid. Todas estas actividades tienen una finalidad principal que debe ser la recuperación y dignificación de las víctimas de la Represión Franquista en nuestra provincia.
Nuestro trabajo lo realizamos por ellas, tanto por los asesinados, como por sus familiares,  que llevan muchos años también siendo víctimas. Es por ello que merecen el mejor trato, que no es otro que realizar las exhumaciones y análisis posterior de los restos obtenidos con los métodos científicos validados de la Arqueología y la Antropología Forense.
Es únicamente en el momento de la excavación y posterior análisis forense cuando se pueden conseguir las pruebas o evidencias de que esas personas que exhumamos fueron asesinadas. Así como conducir las tareas de la forma más exquisita posible para llegar a una identificación de las víctimas.
Es por tanto, que esta Asociación actúa con estos métodos científicos, adaptando el Protocolo Modelo de Exhumación y Análisis de Restos óseos, incluido en el Manual sobre Prevención e Investigación Eficaces de las Ejecuciones extralegales, arbitrarias y sumarias de Naciones Unidas (Nueva York 1991), así como la bibliografía internacional que existe sobre este tema.
La metodología de trabajo está claramente definida, el trabajo arqueológico y antropológico no es más que una continuación del trabajo de investigación de la Comisión de Documentación.
- En primer lugar es la  Comisión de Documentación quien realiza todo el trabajo previo de investigación de la fosa y del lugar de procedencia de los individuos inhumados en ella. Concretamente, la obtención de testimonios para la localización de la fosa, siempre que sea posible contando con testigos directos. Datos de identidad de las víctimas como su nombre, edad, oficio, filiación política, cargos de representación, testimonios de forma de la muerte, etc, recopilando al mismo tiempo todos los datos físicos de estas personas así como documentos gráficos tales como fotografías. Este trabajo previo es fundamental tanto para el Arqueólogo con la finalidad de localizar la fosa así como para el Antropólogo forense a la hora de confirmar la identidad y forma de la muerte de los cadáveres para lo que deberán disponer de todos estos datos previamente a las labores de exhumación y análisis.
- No se exhumarán restos, salvo en casos muy excepcionales (cualquier peligro de pérdida por exposición de los huesos a la intemperie o intervenciones urbanísticas sobre las fosas), sin este trabajo previo de investigación, de tal manera que será la Comisión de Documentación quien informe de las fosas preparadas para su excavación, pasando copia  del expediente completo para el conocimiento de la Comisión de Arqueología y Antropología. Esta preparación incluye el permiso de los familiares y del propietario del terreno donde se ubique la fosa.
- Entre ambas Comisiones se elabora un calendario de catas y exhumaciones. Aquí comienza también la labor de información al familiar de cómo se realiza la recuperación y análisis de los restos de su ser querido.
Es por tanto, que todos los miembros de nuestra Asociación debemos informar a ambas Comisiones, de la ubicación de las fosas. Nunca, y, sobre todo, por respeto a las víctimas, se debe actuar en nombre de la Asociación sin seguir este protocolo de actuación que garantiza el rigor científico.
- Se procederá a realizar una serie de catas con la finalidad de localizar exactamente la fosa, a ser posible siempre con la presencia de testigos directos.

- La apertura de la fosa se realizará siguiendo las técnicas propias de la Arqueología y bajo la dirección del Arqueólogo que asignará los trabajos a los miembros del equipo. Se establecerá una precinto de seguridad en torno a la fosa no pudiendo ser traspasado más que las personas autorizadas por el director de la excavación al igual que ocurrirá en el área de trabajo arqueológico forense.
- En la exhumación de una fosa el arqueólogo y el antropólogo trabajan codo con codo. Siguiendo el Protocolo de Naciones Unidas, la excavación arqueológica de cada tipo de enterramiento tiene problemas y procedimientos específicos. Todo se debe recoger en el informe final de forma narrativa y completado con dibujos y fotografías. De esta forma quedará constancia de todas las pruebas encontradas durante las labores de exhumación y análisis de los restos. Se entregará resumen del mismo a petición de los familiares, al igual que se transmitirá a los familiares de las víctimas la posible devolución de los objetos claramente identificados de una persona o si están de acuerdo en que queden en custodia por la misma Asociación.
- El antropólogo forense  mide y compara datos sobre el esqueleto. Para ello, en el momento de la excavación se recoge toda la descripción de los aspectos generales y datos de interés  in situ acompañado de las pertinentes fotografías y mediciones (longitud total de los restos, cráneo, etc.), así como de la presencia de fracturas u otras alteraciones óseas.
- Una vez realizado todo este trabajo se procede al levantamiento de los cadáveres, uno por uno, en cajas independientes con sus objetos asociados
- En cuanto al análisis en laboratorio, lo primero que se realiza en un lavado de los restos óseos. Posteriormente con  todo el esqueleto se realiza un inventario de todos los restos así como de los dientes y se realizan fotografías seriadas y detalladas de todos los restos. En el análisis de los restos se procede a obtener las pruebas que permitan estimar la edad, el sexo, estatura y otras características para su identificación, así como la presencia de traumatismos y datos que puedan orientar hacia la causa de la muerte. Por último se prepara el informe final con todos los procedimientos y resultados, un resumen  de las conclusiones y las respectivas fotografías de las pruebas que apoyen las mismas.
- Nos quedamos con una muestra para un posible análisis de ADN, aunque tal y como podemos ver por todo lo anteriormente expuesto, siguiendo esta metodología de trabajo, es decir, de una buena investigación oral y documental, unos rigurosos procesos de excavación y análisis forense, se puede llegar a identificar al individuo sin necesidad de este costoso y largo método. Sin olvidar que será una prueba adicional al informe antropológico. Aún así, es nuestro compromiso informar a las familias de las posibilidad de este método, con los laboratorios que realizan esta prueba y sus tarifas, porque por supuesto, la Asociación no puede realizarlo y ninguno de estos centros se ha ofrecido ha realizarlo gratuitamente.
- Posteriormente procederemos a una puesta en común de la investigación documental y oral del caso, el informe arqueológico y el informe antropológico forense y elaborar un estudio completo multidisciplinar.
- Los restos son entregados en cajas de reducción independientes a las familias. Nuestro deseo es que esto no acabe aquí, sino que se aproveche la nueva inhumación de los restos para realizar un merecido acto de homenaje institucional de reconocimiento público de que esas personas fueron asesinadas por defender la democracia y la libertad, involucrando lo máximo posible a las instituciones públicas (Ayuntamientos, Diputación, Junta, etc).
- Este protocolo se seguirá de la misma forma a la hora de actuar esta comisión en otra provincia a petición de cualquier otra asociación análoga.
- Ante todo no hay que olvidarnos que todo este trabajo es realizado por especialistas, que como el resto de los socios, trabajamos de forma voluntaria, altruista y con todo nuestro corazón.