Índice del artículo


- La apertura de la fosa se realizará siguiendo las técnicas propias de la Arqueología y bajo la dirección del Arqueólogo que asignará los trabajos a los miembros del equipo. Se establecerá una precinto de seguridad en torno a la fosa no pudiendo ser traspasado más que las personas autorizadas por el director de la excavación al igual que ocurrirá en el área de trabajo arqueológico forense.
- En la exhumación de una fosa el arqueólogo y el antropólogo trabajan codo con codo. Siguiendo el Protocolo de Naciones Unidas, la excavación arqueológica de cada tipo de enterramiento tiene problemas y procedimientos específicos. Todo se debe recoger en el informe final de forma narrativa y completado con dibujos y fotografías. De esta forma quedará constancia de todas las pruebas encontradas durante las labores de exhumación y análisis de los restos. Se entregará resumen del mismo a petición de los familiares, al igual que se transmitirá a los familiares de las víctimas la posible devolución de los objetos claramente identificados de una persona o si están de acuerdo en que queden en custodia por la misma Asociación.
- El antropólogo forense  mide y compara datos sobre el esqueleto. Para ello, en el momento de la excavación se recoge toda la descripción de los aspectos generales y datos de interés  in situ acompañado de las pertinentes fotografías y mediciones (longitud total de los restos, cráneo, etc.), así como de la presencia de fracturas u otras alteraciones óseas.
- Una vez realizado todo este trabajo se procede al levantamiento de los cadáveres, uno por uno, en cajas independientes con sus objetos asociados
- En cuanto al análisis en laboratorio, lo primero que se realiza en un lavado de los restos óseos. Posteriormente con  todo el esqueleto se realiza un inventario de todos los restos así como de los dientes y se realizan fotografías seriadas y detalladas de todos los restos. En el análisis de los restos se procede a obtener las pruebas que permitan estimar la edad, el sexo, estatura y otras características para su identificación, así como la presencia de traumatismos y datos que puedan orientar hacia la causa de la muerte. Por último se prepara el informe final con todos los procedimientos y resultados, un resumen  de las conclusiones y las respectivas fotografías de las pruebas que apoyen las mismas.
- Nos quedamos con una muestra para un posible análisis de ADN, aunque tal y como podemos ver por todo lo anteriormente expuesto, siguiendo esta metodología de trabajo, es decir, de una buena investigación oral y documental, unos rigurosos procesos de excavación y análisis forense, se puede llegar a identificar al individuo sin necesidad de este costoso y largo método. Sin olvidar que será una prueba adicional al informe antropológico. Aún así, es nuestro compromiso informar a las familias de las posibilidad de este método, con los laboratorios que realizan esta prueba y sus tarifas, porque por supuesto, la Asociación no puede realizarlo y ninguno de estos centros se ha ofrecido ha realizarlo gratuitamente.
- Posteriormente procederemos a una puesta en común de la investigación documental y oral del caso, el informe arqueológico y el informe antropológico forense y elaborar un estudio completo multidisciplinar.
- Los restos son entregados en cajas de reducción independientes a las familias. Nuestro deseo es que esto no acabe aquí, sino que se aproveche la nueva inhumación de los restos para realizar un merecido acto de homenaje institucional de reconocimiento público de que esas personas fueron asesinadas por defender la democracia y la libertad, involucrando lo máximo posible a las instituciones públicas (Ayuntamientos, Diputación, Junta, etc).
- Este protocolo se seguirá de la misma forma a la hora de actuar esta comisión en otra provincia a petición de cualquier otra asociación análoga.
- Ante todo no hay que olvidarnos que todo este trabajo es realizado por especialistas, que como el resto de los socios, trabajamos de forma voluntaria, altruista y con todo nuestro corazón.