Destacamos

Mi cuerpo te defiende
nunca olvida que aun te estás buscando
porque alguien te olvidó
o nos derramó tu recuerdo.
Porque alguien decía
         noche
         luna
         susurros
         corazón
y no eran palabras de amor sino de miedo.
 
Inicio arrow La vida después
La vida después PDF Imprimir E-Mail

Image
Caravana de exiliados

Las detenciones, juicios y asesinatos continuaron durante bastante tiempo. También los expolios, robos y destrozos sobre los bienes de las víctimas. Muchas familias quedaron en la indigencia. Centenares de viudas, sin el estatus legal de viudedad, puesto que sus maridos habían desaparecido; centenares de huérfanos, muchos de los cuales fueron ingresados en Hospicios y otras instituciones; familiares que no podían llevar luto, ni llorar a sus muertos...

La situación fue especialmente dura en los pueblos, donde estas mujeres sin recursos quedaron a merced de los vencedores, quienes decidían darles trabajo o no. La mayoría de ellas, sin oficio, sin pensiones ni ayudas, sobrevivieron a duras penas lavando ropa en los ríos, espigando los campos y haciendo dobles jornadas cuando se lo permitían.

Sus hijos pasaron hambre y calamidades, y a menudo no pudieron asistir a la escuela: no sólo destrozaron su vida, sino que también les robaron el futuro. Niños huérfanos de padre y a veces también de madre; o con ésta encarcelada; recluidos en instituciones alejadas de su pueblo; o trabajando durante toda su niñez, estigmatizados y discriminados por ser hijos de rojos:

Una generación entera maltratada, sometida y humillada, que ahora comienza a hablar.

 
< Anterior   Siguiente >
© 2017 Asociación para la recuperación de la Memoria Histórica Valladolid
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.